El cliente ideal de un estudio de interiorismo o decoración

El cliente ideal de un estudio de interiorismo o decoración

Cliente ideal de un estudio de interiorismo

¿Quién es cliente ideal de un estudio de interiorismo? ¿Quién es tu cliente ideal? Cuándo te hacen esta pregunta, que ahora está muy de moda, ¿Qué respondes?

Después de plantear esta pregunta a todos los clientes con los que he trabajado me he dado cuenta de que la mayoría responde muy rápido, pero no tiene en realidad un conocimiento profundo de su cliente ideal.

 

Tipos de estudios de interiorismo según su cliente ideal

 

Digamos que hay 3 tipos de estudios de interiorismo, si los clasifico teniendo en cuenta el conocimiento que tienen de su cliente ideal:

1.- Grupo 1: los estudios a los que cualquiera les vale

Aquellos que se dirigen a todo el mundo que quiera contratar sus servicios. Dicen que no se cierran puertas y su cliente ideal va de los 20 a los 80 años, tiene alto poder adquisitivo y una casa/ local que quiere reformar.

 

2.- Grupo 2: los que creen que lo conocen, pero en realidad no

 

Este segundo grupo está compuesto de aquellos estudios de diseño de interiores que dicen que conocen a su cliente ideal, pero en realidad no lo conocen.

Cuando profundizo con ellos y empezamos a tirar del hilo tan solo tienen una lista de datos sociales y demográficos generales, como el sexo, el rango de edad, o la ciudad donde viven. Pero no saben mucho más, por lo que tienen el problema de que desconocen como pueden atraerle o cuáles son sus objeciones, y como consecuencia solo reciben clientes de bajo presupuesto o por recomendación. Les falta la base principal para atraer nuevos clientes más allá de las recomendaciones y avanzar con su negocio para posicionarse y diferenciarse dentro del sector.

 

3.- Grupo 3: Los que tiene claro quien es su cliente ideal

 

Este es el grupo menos numeroso, y está formado por aquellos estudios que tienen muy claro quien es su cliente ideal, cuáles son sus problemas, dónde pueden encontrarlo e incluso cuáles son sus mayores objeciones. Este el grupo donde todo negocio debería estar, porque conocer bien a tu cliente ideal te da un super-poder para crecer con tu estudio de interiorismo y llegar a destacar dentro del sector.

Conocer bien a tu cliente ideal te va a ayudar a:

  •  Saber cómo te tienes que mostrar al exterior para atraer clientes más allá del boca a boca.
  • Saber que tienes que hacer para atraer a ese que es para ti el cliente perfecto, y a descartar y filtrar esos clientes que buscan algo bueno, bonito y barato que no te interesan.
  • Trabajar tu identidad visual desde dentro para que te sirva de filtro para que los clientes de bajo presupuesto y que no están alineados con tu forma de ver el diseño no te hagan perder el tiempo preparando propuestas a las que luego ni responden.
  • Descubrir en que te tienes que enfocar para crecer con tu estudio de diseño de interiores y dejar de probar todo tipo de cosas que vas encontrando por internet.
  •  Enfocarte en un cliente o en un nicho concreto, lo que hará que le conozcas tan bien que esas personas quieran trabajar contigo porque sienten que eres quien mejor les conoce y como consecuencia quien mejor les va a ayudar a solucionar su problema por encima de la competencia generalista.

 

Si quieres que tu estudio esté dentro del grupo que conoce al dedillo su cliente ideal te voy a explicar como puedes conseguirlo a continuación.

Lo que tienes que tener más claro antes de nada es que tu cliente ideal no es todo el mundo, aunque todo el mundo es posible que pueda beneficiarse de tus servicios como interiorista.

Cliente ideal de un estudio de interiorismo

El cliente ideal de un estudio de interiorismo debe ser aquella persona …

1.- A la que puedes ayudar porque tiene un problema del que es consciente 

Es decir, es una persona que es consciente de que tiene una necesidad o un problema y necesita solucionarlo de alguna forma. Quizá se encuentre en la fase de investigación, de ver como hacerlo ella misma, o ya esté buscando un profesional. Lo importante es que cuando te encuentre sea consciente de esa necesidad, o si todavía no lo es, que seas tú quien le deje claro lo que necesita y como puedes ayudarla.

 

2.- Tiene el dinero para solucionarlo

Debe tener capacidad económica para invertir en tus servicios. Eso no quiere decir que tenga alto poder adquisitivo o que le sobre el dinero. Si no que pueda permitir pagar tus servicios porque ese problema que tiene en ese momento es una prioridad y necesita solucionarlo por delante de otras cosas.

 

3.- Es el tipo de cliente con el que disfrutas trabajando

Esto puede sonar raro, pero si trabajas con personas con las que no estás a gusto o que no sintoniza con tus valores y tu forma de ver el mundo tu día a día se convertirá en un suplicio. Por eso debes ser tú quien decida ese cliente ideal con el que te sientes bien trabajando, ya sea por el tipo de proyectos que puedes realizar, porque entiendes bien sus necesidades, porque compartes vivencias con él, o por cualquier cosa que te haga estar ilusionada cada vez que trabajes en su proyecto.

 

4.- No tiene por qué ser el tipo de cliente con el que has estado trabajando hasta ahora

Que hasta ahora hayas trabajado con un tipo de cliente determinado, ya sea porque han ido llegando solos o por recomendaciones, no significa que ese sea tu cliente ideal. De hecho, debes sentarte a analizar si quieres seguir trabajando con ese tipo de cliente o si prefieres definir y dirigirte a otro tipo que cumpla todas las características que te acabo de nombrar.

Tu cliente ideal es esa persona a quien tú decides ayudar con tus servicios de antemano y a quien conoces a la perfección, no los clientes que te llegan por defecto preguntando.

5.- Debes conocerlo en profundidad

Normalmente, cuando se habla de cliente ideal se habla de listas enormes de características socio-económicas (edad, sexo, familia, trabajo, lugar donde vive, etc.) Estos datos son necesarios, debes conocerlos, pero generalmente se deja de lado lo que para mí es lo más importante: lo que necesita, lo que piensa y dónde está.

 

Lo que necesita:

Es imprescindible saber que necesita para mostrarle como tus servicios pueden ayudarle a solucionarlo. Las personas invertimos en soluciones que nos faciliten el día a día, que nos ayuden con la falta de tiempo/dinero, que nos hagan sentir mejor o que nos quiten un quebradero de cabeza.

Si conoces este punto tendrás la mitad del trabajo hecho. Y además te servirá para definir tus servicios en detalle e incluso para poder crear paquetes de servicios y presupuestos predefinidos que te ayudarán a ahorrar tiempo en tus procesos internos.

Lo que piensa:

Conocer sus objeciones, su forma de ver las cosas, que significa para él todo lo relacionado con el interiorismo, es básico para poder conocer en profundidad a tu cliente ideal.

Te ayudará a saber qué problemas percibe de antemano para adelantarte a ellos y darle una solución.

De esta manera, cuando hables con él percibirá que le entiendes como nadie y te verá como la mejor opción. Este conocimiento de tu cliente ideal es oro puro para conectar y mostrarte como la mejor solución frente a la competencia.

Dónde está:

Saber cuáles son sus hobbies, qué hace en su tiempo libre, que redes sociales usa, que revistas lee, que podcast escucha, o en que eventos participa o acude; te ayudará a tener datos para saber donde se mueve y en que lugar debes estar para que te encuentre.

Si tu cliente ideal no utiliza las redes sociales, por ejemplo, tener un perfil de Instagram muy bonito y donde publicas todos los días no te servirá de mucho de cara a tener más clientes.

 Si defines bien el cliente ideal de tu estudio de interiorismo, lo conoces de verdad y en profundidad, tendrás la parte más importante de tu negocio para atraer clientes de calidad más allá del boca a boca y proyectos con los que disfrutarás trabajando.

 

Conociendo bien a quien te diriges tendrás la base para:

  • Conocer en qué red social centrarte y en cuál no ➔ para dejar de estar en todos lados perdiendo el tiempo en crear contenido y centrarte en esa red social que de verdad te va a atraer resultados
  • Crear tu logotipo y toda la identidad visual de tu estudio
  • Definir tu estrategia de contenidos ➔ sabrás qué contenido concreto crear para tu blog, tus redes sociales, tu newsletter, etc.
  • Escribir los textos de tu web ➔ sabrás a quién te diriges y como consecuencia como hablarle en los textos de tu web
  • Definir una estrategia de marketing ➔ conociendo a tu cliente ideal podrás definir una estrategia eficaz
  • Definir tus servicios y procesos ➔ agilizarás procesos internos y podrás paquetizar tus servicios y con ello dejarás de perder tiempo preparando documentos y presupuestos para cada cliente que se pone en contacto contigo
  • Definir la identidad verbal de tu marca
  • Saber en qué eventos participar para ganar visibilidad y que los posibles clientes te conozcan
  • A quién dirigir la publicidad que hagas para no perder dinero en campañas genéricas que al final no llegan a tu posible cliente
  • Concretar tu propuesta de valor Tendrás claro el mensaje, y dejar de dudar qué responder cuando te pregunten a qué te dedicas, para atraer clientes más allá del boca a boca

Si no tienes claro alguno de estos puntos quizá sea porque no tienes bien definido a tu cliente ideal.

 

Si crees que necesitas definir bien a tu cliente ideal, para tener un negocio rentable que atraiga proyectos con los que disfrutes trabajando, y quieres que te ayude:

Puedes solicitar una Sesión de Valoración ¿Nos tomamos un té y me cuentas?, y en una videollamada de 30 minutos te cuento como podría ayudarte con mis servicios de branding.

Otros artículos que pueden interesarte

Muestra tu diferenciación para atraer clientes y subir los precios de tu estudio de interiorismo

Muestra tu diferenciación para atraer clientes y subir los precios de tu estudio de interiorismo

Sube los precios de tu estudio de interiorismo

Qué prefieres, ¿Qué te contraten por ser el más barato o por qué tus proyectos tienen algo especial que los demás estudios de interiorismo ni se plantean?

Desde que comencé a trabajar el branding uno de los errores más comunes que he podido ver que comenten los estudios de interiorismo es el hecho de no especializarse. Piensan que haciendo todo tipo de proyectos atraerán más trabajo y más clientes.

Está muy extendida la idea de que si te especializas te cierras puertas y qué cuantos más variados los proyectos que realices, más posibilidades de que te llegue trabajo y clientes. Pero siento decirte que es una creencia equivocada.

Cuanto menos especializado estás más competencia tienes, y cuando hay mucha competencia al final terminas compitiendo por precio en vez de mostrar eso que tu estudio hace diferente y de una manera especial.

Otro error que he podido apreciar es que muchos estudios de diseño de interiores piensan que ya están especializados porque, por ejemplo, hacen reformas integrales. Pero siento decirte, si ese es tu caso, que esa en concreto no es una especialidad como tal, sino un servicio, de hecho, la gran mayoría de estudios de interiorismo es lo que hacen. No tiene nada de especial ni de diferente.

Ventajas y desventajas de tener un estudio de interiores especializado

 

Te cuento cuáles son las ventajas y las desventajas de tener una especialización dentro del mundo del interiorismo y la decoración:

🚫 Desventajas de que tu estudio de interiorismo no esté especializado en nada y haga un poco de todo:

  • Ser un interiorista que hace de todo te convierte en uno más del sector.
  • No te diferencias de la competencia.
  • Al ser un estudio más, compites por precio.
  • Te costará destacar y mostrar que haces las cosas de una forma diferente.

 

👍🏻 Ventajas de tener un estudio de diseño de interiores especializado:

  • Te convierte en un referente y te ayuda a diferenciarte de la competencia generalista
  • Te ayuda a mejorar procesos internos y a simplificarlos, lo que reduce los tiempos que dedicas a cada proyecto porque al tener los procesos “estandarizados” tienes claros los pasos a seguir en cada nuevo proyecto sin tener que crear nuevos documentos o procesos cada vez. Además, te puedes adelantar a los problemas porque conoces bien lo que puede pasar y, se agilizan y evitan contratiempos.
  • Atraerás a clientes de mayor presupuesto y proyectos más acorde a tu estudio y con los que disfrutarás más
  • Será más fácil crear tu mensaje de marketing y destacar con él entre la competencia
  • Como consecuencia de todo lo anterior podrás aumentar el precio de tus servicios
  • No llegarán a ti clientes en busca el precio más bajo, sino que llegarán buscando eso que haces diferente a los demás y que tiene un valor especial por el que están dispuestos a pagar más.

Para trabajar tu especialización debes analizar en profundidad tu forma de hacer las cosas, tus valores y los de tu estudio, y llevar a cabo un profundo trabajo de autoconocimiento a través de una estrategia de marca donde definas la base y la hoja de ruta que quieres que siga tu negocio. Como quieres que te recuerden y porque quieres que te recomienden.

    Sube los precios de tu estudio de interiorismo

    ¿Cómo elegir una especialización para tu estudio?

     

    Para elegir una especialización mi primer consejo es que trabajes en tu estrategia de marca:

    • Analiza en profundidad la visión de hacia donde quieres que vaya tu estudio y dónde quieres que llegue.
    • Busca los valores y los atributos que representan a tu estudio.
    • Define bien el nicho y el cliente ideal con el que quieres trabajar.
    • Una vez que tengas todo eso bien aterrizado pon sobre el papel tus campos de expertise.

     

    📝Pautas para elegir una especialización

    Además, una especialización debe seguir alguna de estas pautas:

    • Puedes especializarte dirigiéndote a un público muy concreto o centrándote en un nicho determinado – en interiorismo para tiendas de ropa, por ejemplo.
    • Puedes centrarte en un servicio o una disciplina específica y diferente – por ejemplo, si realizas proyectos de interiorismo con materiales 100% ecológicos
    • Puedes diferenciarte por usar un método distinto o una forma de trabajar especial. – por ejemplo, si utilizas el feng shui a la hora de distribuir los planos de una vivienda.

    Encontrar y mostrar tu diferenciación hará que te busquen y quieran trabajar contigo por eso que aportas diferente al resto. Deja de competir por precio y empieza a decirle al mundo que tu estudio de diseño de interiores hace las cosas de una forma especial y diferente.

    Si crees que tu estudio de interiorismo necesita trabajar en su especialización y mostrar al mundo eso que hace que sea diferente, y quieres que te ayude:

    Puedes solicitar una Sesión de Valoración ¿Nos tomamos un té y me cuentas?, y en una videollamada de 30 minutos te cuento como podría ayudarte con mis servicios de branding.

    Otros artículos que pueden interesarte

    El error más común cuando piensas en branding: pensar que branding es solo el diseño de un logo

    El error más común cuando piensas en branding: pensar que branding es solo el diseño de un logo

    Errores de branding

    Qué levante la mano quien piense que una persona que se dedica al branding es una persona que diseña logotipos, define los colores y las tipografías de una marca y además hace que tengas una cuenta de Instagram bonita y armónica.

    Pues siento decirte que es una equivocación bastante extendida. 🤷🏻‍♀️👎🏻 Un especialista en branding, entre muchas otras cosas diseña logotipos, pero no es el elemento principal ni el único.

    Si te quedas, te lo cuento. 👇🏻

    El branding es un proceso largo de autoconocimiento que va más allá del diseño

     

    En realidad, el logo, es el elemento menos importante dentro un proceso de branding, aunque sí es la parte más visible, y por eso suele haber esta confusión.

    El branding es un proceso largo de autoconocimiento donde se trabaja la parte menos visible y más abstracta de una marca, SU ESENCIA. Es un proceso de introspección tanto de la marca como de quien está detrás. Y donde como resultado, se diseña una identidad visual dentro de la que se incluye un logotipo, unos colores y unas tipografías.

    Consiste en trabajar en primer lugar la estrategia de marca para entender su personalidad, primero desde dentro, desde su esencia, pieza a pieza. Para luego poder mostrarlo al exterior como un todo a través de la identidad visual (el logo, los colores, las imágenes, etc.).

    Trabajar cada pieza, sin perder de vista el conjunto, para que todas encajen a la perfección y muestren todo el potencial que hay detrás es lo más importante del proceso.

      El branding es como una construcción de Lego

       

      En el branding se trabaja cada pieza, sin perder de vista el conjunto, para que todas encajen a la perfección y muestren todo el potencial que hay detrás de una marca, y no solo un logo bonito.

        Si quieres montar por ti misma tu propia construcción con las piezas que ya tienes, y no seguir unas instrucciones o un modelo, tendrás que seguir un orden muy concreto:

         Primer paso

        Primero deberás tener claro que quieres construir – Esta será la Visión de tu negocio de interiorismo, como quieres que sea tu estudio en un futuro, en qué quieres que se convierta.

        Segundo paso

        En segundo lugar, deberás elegir el tipo de piezas más adecuadas para esa construcción: su forma, tamaño, número de conexiones, si necesitas piezas especiales o solo ladrillos básicos, etc. – Este paso es el equivalente a la denominada estrategia de marca donde se analizan y definen elementos de tu marca como los valores, la especialización, el cliente ideal, etc.

        Tercer paso

        Cuando tienes claro lo que necesitas solo tienes que elegir el aspecto visual que quieres que tenga. Y saber si todas las piezas vas a ser de un mismo color, o si vas a combinarlas. Pero lo importante es que tengan el tamaño y la forma que habías definido en el paso anterior para obtener el resultado que quieres conseguir. – Esta es la parte del proceso, con la estrategia de base clara, en la que se comienza a trabajar con la parte más visual, se eligen los colores, las formas, las tipografías, que mejor representen a esa esencia que se quiere comunicar al final del proceso y resumir en un logotipo.

        Tendrás que buscar y rebuscar en la caja hasta que las encuentres las más adecuadas, y a veces todo este proceso previo lleva más tiempo que el montaje propiamente dicho.

          Cuarto paso

          Cuando ya tienes todas las piezas ¡puedes empezar a montarlas unas encima de otras! Pero solo encajarán si las colocas de una forma determinada. – Es el momento de diseñar el logo con sus variantes y todos los elementos que van a acompañarle y a representar a la marca mostrando su esencia teniendo en cuenta el conjunto y todo lo que se ha trabajo previamente sobre la marca.

          Quinto paso

          Cuando hayas colocado todas en sus sitios correspondientes tendrás una preciosa construcción.

          El resultado de todo el proceso anterior. Lo que enseñarás a los demás. – Este es último paso del proceso de branding, el resultado visible, la nueva identidad visual de tu estudio de diseño de interiores, el logotipo con sus colores, sus tipografías y todos los elementos que lo acompañan para que haga brillar a tu marca.

          Quien lo vea, de primeras verá una bonita construcción de Lego. Pero no verá de primeras (si no se lo cuentas) que detrás hay muchas horas de trabajo y muchos pasos para llegar hasta ahí.

           

          Al igual ocurre con el branding. Los demás solo verán un logo que les gusta, que les conecta o que les atrae, unos colores o un feed bonito. Solo tú sabrás todo el trabajo que hay detrás y todos los beneficios que te ha aportado haber trabajado durante el proceso en conocer la parte más profunda de tu marca de interiorismo.

          Ellos no sabrán por qué les gusta o por qué conecta con ellos, pero será consecuencia de todo ese trabajo previo que habrás hecho en la estrategia de marca y que conseguirá hacer que cambie por completo la forma en que verás a partir de ese momento tu negocio.

            El branding es un proceso muy personalizado

             

            Precisamente porque el branding es un proceso largo y en el que hay que tener en cuenta muchos factores abstractos y de autoconocimiento, debe ser un proceso muy personalizado. Por lo que, si estás pensando en hacer un cambio de imagen a tu estudio de interiorismo, te recomiendo que te acompañes de un profesional especializado para que esa parte visible, el logotipo que verán los demás, muestre tu esencia y todo tu potencial más allá de ser bonito.

            Además, cuando hay un buen trabajo de estrategia detrás, con solo ver tu logo intuirán y sentirán que tu estudio de interiorismo es diferente, lo que como consecuencia atraerá más y mejores clientes y te ayudará en tu posicionamiento en el sector.

            Si crees que tu estudio de interiorismo necesita trabajar en su branding y definir las pequeñas piezas para después poder mostrar al mundo todo su potencial a través de un logotipo y un universo visual que lo represente pudo ayudarte.

            Solicita una Sesión de Valoración ¿Nos tomamos un té y me cuentas?, y en una videollamada de 30 minutos te cuento como podría ayudarte con mis servicios de branding.

            Otros artículos que pueden interesarte

            Para qué necesitas tener varias versiones de tu logo de diseño de interiores. Y cómo harán que tu marca tenga una imagen profesional

            Para qué necesitas tener varias versiones de tu logo de diseño de interiores. Y cómo harán que tu marca tenga una imagen profesional

            Versiones de tu logo para que se vea profesional

            Si tienes varias versiones de tu logo de diseño de interiores, tendrás las herramientas necesarias para que tu marca se vea profesional allá donde vaya. Evitará que te encuentres en situaciones donde no se adapte bien al formato donde debe ir ubicado, evitarás que se deforme o que se convierta en una masa de color que no se entienda porque tendrás una opción para cada lugar y momento.

            Además, tendrás opciones para jugar con él y crear elementos decorativos de apoyo que enriquecerán la imagen visual de tu marca haciendo que sea fácil de recordar y se quede en la mente de quien lo vea para que acudan a ti cuando necesiten un profesional del diseño de interiores. 

            Es importante que tu marca sea coherente, tenga un aspecto profesional y para ello tu logo de diseño de interiores no debe aparecer deformado, pixelado, borroso o con otros colores que no sean los corporativos.

            Te cuento cuáles son las versiones principales que deberías tener de tu logo de interiorismo para que te ayude a dar esa imagen profesional a tu estudio:

             

            El logotipo principal

            Como dice su nombre, será la cabeza visible de tu marca, el que contiene más información y que representa a tu estudio de interiorismo de la manera más completa. Y como tal, deberás utilizarlo en la mayor parte de los casos a la hora de representar a tu marca. Solamente evita utilizarlo en estos casos concretos:

            • Si el formato no permite situarlo en un espacio determinado sin deformarlo. Por ejemplo, si es muy alargado, y tiene que ir en un espacio cuadrado (¡nunca lo deformes!). Deberías tener un logo secundario más cuadrado para emplear en estos casos.
            • Si va a estar en un tamaño muy reducido dificultando su lectura, en ese caso debes usar el pictograma o la versión secundaria si se adapta bien.
            • Si va a ir en un soporte que no admite colores, y va a ser publicado en blanco y negro o en escala de grises. – En ese caso debes usar la versión en blanco y negro
            • Si va a ir situado sobre un fondo de color o estampado – Lo mejor será usar la versión en negativo.

            El logotipo con tagline

            El logotipo principal puede ir acompañado de una tagline o frase, de la fecha de creación de la empresa, o incluso de un lema.
            No es obligatorio. Hay marcas que incluyen el tagline en su logo principal, y no tienen versiones sin él; y otras prefieren, por sus necesidades, tener una versión de cada.

            El logotipo secundario

            Será una versión resumida del principal y te servirá para usarlo en las ocasiones en las que no es aconsejable utilizar el primero. Generalmente, tiene un formato diferente al principal, puede ser más alargado o más cuadrado, para cubrir todas las opciones de uso que puedan surgir. Y en ocasiones contiene menos texto para adaptarse mejor a tamaños pequeños.

            Versiones de un logotipo

            Cada marca de decoración o de diseño de interiores es única y diferente, y su logo también debe serlo

            El pictograma, brandmark, icono o isotipo

            Es una versión del logo en la que solo se muestra la parte gráfica, sin texto. Sería el icono representativo de la marca. Se suele utilizar para pequeños formatos o a modo decorativo.

            Algunos de los usos más comunes son:

             

            • Para los sellos tampográficos
            • Como elemento decorativo por sí solo o para crear estampados.
            • Para el favicon de tu web (el pequeño iconito que sale en la pestaña del navegador).
            • Como representación visual resumida para múltiples usos (embalajes, precintos, fondos de pantalla, marca de agua para las fotos, etc.).
            • Como imagen de perfil o avatar en redes sociales.

            La versión en blanco y negro

            Habrá ocasiones en las que necesites reproducir el logo en un soporte donde no se pueden utilizar colores, y donde por obligación debe ir en blanco y negro. Por ejemplo, si saliera en un periódico. En ese caso deberás tener una versión diseñada especialmente para ello. Ya que, si por ejemplo, lleva colores muy similares o degradados, puede que, al pasarlo a escala de grises de forma automática, no funcione bien o se convierta en una masa negra y deje de leerse.

            Para evitarlo se diseña una versión en blanco y negro donde se cuida que el aspecto sin color sea el más adecuado respetando la esencia del logo.

             Si necesitas conocer los beneficios de tener un logo de diseño de interiores profesional te invito a leer este artículo

            La versión del logo en negativo

            Igual de importante que los anteriores es tener un logotipo para utilizar sobre fondos de color. Es decir, como debe ser la versión en negativo (en color blanco). Puedes encontrarte en una situación en la que tengas que colocar tu logo de diseño de interiores sobre un fondo plano de color o incluso sobre una imagen o un estampado. En este caso debes tener muy claro qué versión emplear para que contraste y evitar que se pierda en el fondo.

            Para estas ocasiones se crea una versión en negativo, es decir, el logo en color blanco. Se diseña teniendo en cuenta que se lea bien y no se pierdan detalles o elementos al situarse sobre fondos de color.

            Estas serían las versiones básicas de un logo de diseño de interiores genérico al uso. Pero cada marca es un mundo y hay ocasiones en las que se puede jugar con las diferentes versiones dependiendo de los usos concretos del negocio e incluso hacer alguna más. Pero te aconsejo que siempre tengas estas cinco muy presentes porque te ayudarán en el día a día y conseguirán que tu estudio se vea profesional, tenga una imagen coherente y se quede en la memoria.

            Si crees que necesitas ayuda a la hora de diseñar el logotipo para tu estudio de interiorismo puedes solicitar una Sesión de Valoración ¿Nos tomamos un té y me cuentas?, y en una videollamada de 30 minutos te cuento como podría ayudarte con mis servicios de branding.

            Otros artículos que pueden interesarte