Los 3 errores más comunes que suelen cometer los decoradores a la hora de elegir la paleta de colores para su marca

Los 3 errores más comunes que suelen cometer los decoradores a la hora de elegir la paleta de colores para su marca

Los 3 errores más comunes que suelen cometer los decoradores a la hora de elegir la paleta de colores para su marca

Elegir una paleta de color adecuada no es solo escoger colores que te gusten o qué sean tendencia, los diseñadores gráficos especializados en branding e identidad corporativa hacemos un estudio detallado de tonos y gamas de color para encontrar la paleta de colores perfecta para cada marca. Al igual que el resto de elementos que conforman una identidad corporativa, el color también debe ser elegido con una intencionalidad y con un por qué muy concreto definido por un análisis previo.

En mis años de experiencia he observado 3 errores que suelen repetirse entre los profesionales de la decoración y el interiorismo al elegir los colores corporativos para su marca:

1.- Utilizar colores que son tendencia esa temporada

Una costumbre bastante extendida entre los profesionales de la decoración para elegir su gama de color es utilizar los colores que son tendencia en la decoración ese año. Pero hay que tener mucho cuidado con este tipo de elección, ya que son modas que duran un tiempo determinado y que van cambiando según las tendencias en decoración. En cambio tu marca debe persistir en el tiempo y en un futuro pueden llegar a perjudicarla porque:

  • Estos colores se pasen de moda y tu imagen de marca se vea anticuada en poco tiempo
  • Tengas que cambiar muy a menudo de identidad visual porque tus colores han dejado de ser tendencia
  • No destaques entre el resto de profesionales porque la mayoría tiende a utilizar este tipo de colores
  • No coincidan exactamente con los valores y lo que representa tu marca
Colores para marcas de decoración

2.- Elegir el dorado como color principal

Otro error bastante común es la tendencia a utilizar el dorado o tonos metalizados para representar calidad y elegancia, pero sin tener en cuenta los posibles costes e inconvenientes.

En Pinterest se ven imágenes corporativas en tonos dorados y cobrizos muy bonitas y que llaman mucho la atención, pero tienes que plantearte si el coste que te puede suponer va acorde con tu negocio y si vas a poder mantenerlo en el tiempo.

El coste de imprenta puede triplicarse o incluso quintuplicarse con respecto a una impresión en CMYK, dependiendo de si solo quieres un dorado en pantone o si eliges los dorados más espectaculares creados con foil o stamping. Lo que tendrás que tener en cuenta si tienes pensado imprimir tarjetas de visita o cualquier otro tipo de soporte físico corporativo (subcarpetas, hojas membretadas, sobres, etc.). También debes tener en cuneta que si tu logo van a reproducirlo dentro de un cartel , por ejemplo en un evento de decoración, no van a utilizar tintas doradas y deberás tener un tono que sustituya ese dorado para ser reproducido en CMYK.

El dorado también es un color que suele crear bastantes problemas en su reproducción en pantallas, ya que como color plano no existe propiamente dicho, y se suele representar mediante diferentes tonos de marrones, que dependiendo de la calibración de la pantalla donde se aprecien pueden verse más o menos oscuros perdiendo esa sensación de elegancia que se busca en un principio con el metalizado. Para poder representar los tonos oro habría que realizar efectos de brillos y sombras para simular este color metálico.

No digo que elimines está opción, sino que sepas cuales pueden ser los contras de utilizar tonos metalizados en tu imagen de marca para conocer los problemas de reproducción del color con los que te puedes enfrentar en un futuro.

 

SI NECESITAS SABER UN POCO MÁS SOBRE Paletas de color TE INVITO A VISITAR  ESTE ARTÍCULO
Paleta de colores para decoradores

3.-Elegir los colores corporativos acorde a tus gustos

Otro de los errores más comunes entre las marcas del sector de la decoración es elegir la gama de colores para su marca acorde a sus gustos personales, sin pensar en cuales son aquellos colores que mejor representan el estilo que ofrece o sin pensar en su público objetivo.

Tus colores corporativos deben ir acorde al estilo decorativo que te representa. Es decir, si tu estilo es austero y minimalista debes huir de gamas de colores estridentes y llamativas, y optar por tonalidades neutras y claras.

En cambio si eres especialista en crear ambientes divertidos y llenos de color para habitaciones infantiles, por ejemplo, lo mejor será diseñar un logotipo y elegir una gama tonal acorde y que sea un fiel reflejo de tu estilo a la hora de decorar. De esa manera tus colores te representarán en un primer vistazo.

Además deberás tener presente en todo momento a la hora de elegir tus colores corporativos, el público objetivo al que te diriges y el nicho de mercado. No será lo mismo si tu marca está orientada a crear habitaciones infantiles, que si estás especializado en decorar oficinas para grandes empresas.

 

Una estrategia de branding previa puede ayudarte a elegir la paleta de colores perfecta para tu marca de decoración o interiorismo. En ella se estudian todos los elementos que ayudarán a definir que colores representarán mejor a tu marca de decoración.

Si necesitas que te ayude a elegir los colores corporativos para tu marca de decoración o interiorismo puedes solicitar una Sesión de Diagnóstico Gratuito.

Una paleta de colores adecuada ayudará a representar los valores de tu marca y a atraer a tu público objetivo

¿Qué elementos debe tener tu moodboard si eres decorador o diseñador de interiores?

¿Qué elementos debe tener tu moodboard si eres decorador o diseñador de interiores?

¿Qué elementos debe tener tu moodboard si eres decorador o diseñador de interiores?

Un moodboard es lo que muchas personas denominan un tablero de inspiración. Es decir, un collage de imágenes, textos, colores y otros elementos que resume de manera visual una idea. Su función principal es ayudar a definir el estilo y la esencia de un proyecto.

Es la herramienta perfecta para plasmar visualmente todas aquellas ideas que te rondan por la cabeza acerca de un concepto o idea para poder reunirlas y visualizarlas de un solo vistazo y trasmitirlas al cliente de una forma efectiva y rápida evitando malentendidos.

Por lo que hoy en día se ha convertido en un imprescindible para cualquier profesión creativa, pero es fundamental para los profesionales de la decoración o el interiorismo ya que es el punto de partida de cualquier proyecto de decoración. En el mood board se plasman visualmente la propuesta y las ideas que deben ser mostradas al cliente. Por ello es imprescindible que resuma tanto la esencia como el estilo o la gama de colores que lo conforman.

¿Qué elementos fundamentales debe tener tu moodboard de decoración?

Recuerda que tu moodboard, es un tablero de inspiración, y como tal debe mostrar todo aquello que haya servido para inspirarte, aunque no sea estrictamente de tu campo profesional. Puede tratarse de imágenes que te hayan servido de inspiración durante el proceso y reflejen a la perfección la esencia del proyecto, frases, ilustraciones, formas, texturas,…

 Pero también debes tener en cuenta que no debes incluir todo lo que encuentres, precisamente la idea de crear un moodboard es filtrar toda esa información y mostrar solamente aquello que consideras imprescindible.

 Estos son los elementos fundamentales que debe tener tu mood board de decoración:

 

  • La paleta de colores predominantes – determinar en este primer paso las paleta de color es fundamental ya que marcará el resto de imágenes que incluirás en tu tablero.
  • Imágenes de inspiración que muestren una idea del concepto del espacio general – imágenes que condensen la esencia general del proyecto en cualquiera de sus vertientes (colorido, distribución, iluminación,…)
  • Muestras de materiales a utilizar como telas, papel pintado, pintura, revestimientos cerámicos, suelos, etc.
  • Fotografías de Mobiliario – no tienen por que ser las imágenes del mobiliario definitivo, sino que valdrá con una idea del estilo de mueble que sugieres para el proyecto
  • Fotografías de Accesorios decorativos (cojines, lámparas, jarrones, alfombras,..) – al igual que con el mobiliario, se trata de mostrar el tipo de accesorio que propones de manera general.
  • Elementos que te hayan inspirado – aquello que te haya inspirado cabe en este hueco.
  • Plano de planta del espacio – este es opcional, ya que hay profesionales que prefieren no incluirlo en este paso del proceso y dejarlo para la presentación del proyecto.
moodboard decoracion

No debes olvidarte de incluir siempre los datos fundamentales del proyecto, tanto tuyos como de cliente. De esta manera siempre que tu cliente acuda a él o se lo enseñe a algún conocido podrán saber fácilmente quien lo realizó y contactarte.

      • El nombre del cliente
      • El título del proyecto
      • La fecha
      • Tu nombre o el de tu marca
      • Tu logotipo
      • Tu página web y dirección de correo electrónico

Truco:

En cuanto al estilo general de tu moodboard yo te recomiendo que huyas de utilizar fondos de color que puedan interferir en las tonalidades de los elementos que añadas. Es preferible usar un fondo blanco o de color neutro muy claro que no interfiera y que dé protagonismo a las imágenes que quieres mostrar. Deja bastante espacio en blanco, eso hará que la imagen respire y ninguna foto quite protagonismo a otra.

¿Mood board digital o físico?

Las dos opciones son igual de válidas. Quizá prefieras manejarte con muestras físicas para poder enseñar al cliente las texturas de los materiales en persona y que pueda tocarlas con sus propias manos y sentir su esencia. O por lo contrario creas que no es necesario y que la mejor opción es crear tu tablero de inspiración en formato digital para poder enviarlo por email.

Si optas por un mood board físico deberás elegir un soporte plano que te permita quitar y poner elementos de forma rápida y fácil sin que se estropee. Por ejemplo una pizarra con imanes, un corcho con chinchetas, una rejilla con pinzas o un tablero y un poco de celo. Esto te ayudará a quitar y poner elementos durante el proceso de creación sin que el soporte se dañe hasta que lo des por finalizado.

Cuando hayas elegido el soporte solo tendrás que colocar sobre él los recortes, fotografías o muestras de material que hayas seleccionado. Una vez finalizado yo te recomiendo que le hagas una buena fotografía para poder guardarlo en tu archivo junto a todos los documentos del proyecto por si necesitaras acudir a él más adelante o consultarlo en proyectos posteriores, ya que este tipo de tableros físicos ocupan mucho espacio y es preferible deshacerlos cuando finaliza el proyecto. Éste quizá podría decirse que es uno de los inconvenientes de este tipo de mood boards analógicos.

Si por lo contrario eres más partidario del formato digital necesitarás tener toda la información en este formato, desde los materiales a las fotografías e imágenes.

En este caso necesitarás utilizar un programa o plantilla que te facilite el trabajo. Son muchos los programas que se pueden encontrar online para este fin, tanto de pago como gratuitos.

También puedes utilizar programas como Power Point o Google Slides, donde puedes insertar imágenes y textos fácilmente sin tener demasiados conocimientos de diseño. O si tu conocimiento es mayor, Photoshop o InDesign pueden ser grandes aliados para crear un mood board que cautive a tu cliente.

Si optas por crearlo digitalmente, pero te interesa que tu cliente pueda tocar las muestras y sentir sus texturas, siempre puedes llevarlas físicamente a tus reuniones, aunque le entregues un mood board digital en el que aparezcan fotografiados.

En ambos casos, seguramente necesites mover y recolocar los elementos varias veces hasta conseguir el aspecto visual más adecuado y que mejor represente la idea principal.  No tengas miedo de cambiarlo todo varias veces, lo fundamental es encontrar ese punto de equilibrio en el que tu tablero transmita la perfección la esencia del proyecto.

Si necesitas saber un poco más sobre ¿QUÉ ES UN MOODBOARD? te invito a visitar este artículo
moodboard

¿Y tú qué prefieres un moodboard digital o uno físico?